Carta Fundacional de Forum Solidaridad Perú

NUESTRA OPCIÓN POR LA VIDA

Forum de Solidaridad con Perú es una red de misioneros y otros residentes en el Perú quienes se identifican con las aspiraciones nacionales por una sociedad justa, marcada por los valores evangélicos de libertad y fraternidad. Nos sentimos comprometidos con el pueblo peruano en su lucha por la vida, la justicia y la paz.

Es realmente urgente la participación de misioneros y otras personas en la tarea de solidaridad con el Perú a nivel internacional. La violencia política aumenta día a día en el país (actividad de Sendero Luminoso, MRTA, y los grupos paramilitares). Existe el problema complejo del narcotráfico y los casos alarmantes de violación de los derechos humanos: arrestos ilegales, desapariciones y ejecuciones extrajudiciales. La crisis económica está causando hambre, enfermedades y una pobreza extrema entre la mayoría de los peruanos.

Como cristianos, conscientes de esta situación de violencia, dolor, sufrimiento, hambre y muerte que clama a Dios, creemos que en este momento de la historia tenemos una responsabilidad ante Dios de informar e interpretar estos hechos para la gente de nuestros países de origen y, de esta manera, movilizar la opinión pública y la presión internacional a favor del pueblo sufrido del Perú. Mucho más cuando ese sufrimiento es causado por las acciones u omisiones de nuestras propias sociedades y sus gobiernos.

Para lograr esto, el Forum de Solidaridad con Perú (PSF) desea, en primer lugar, ser un Forum dinámico donde los misioneros y otras personas puedan ayudarse a entender mejor la sociedad peruana, planear con eficacia respuestas de solidaridad internacional y encontrar apoyo mutuo especialmente en estos tiempos en que la violencia aumenta constantemente. PSF busca, ente todo, ofrecer a sus miembros oportunidades de participar en campañas nacionales e internacionales en defensa de los derechos del pueblo peruano.

A la vez, los miembros de PSF desean fortalecer – y crear donde sea necesario- vínculos de solidaridad con nuestras iglesias y países de origen, abriendo y organizando canales directos de comunicación para promover una toma de conciencia de la violencia política y estructural que causa tanto sufrimiento a las grandes mayorías del pueblo peruano.

Queremos servir como puente entre el pueblo peruano y los residentes en los Estados Unidos, Canadá y Europa. Deseamos contribuir a un mejor entendimiento de lo que pasa en el Perú e invitar a todos a participar eficazmente en esfuerzos de solidaridad con el pueblo peruano en su lucha por la vida, la justicia y la paz.

Como parte de su plan de trabajo del 90-92 PSF publicará un boletín con temas importantes de nuestro país que servirán para campañas de solidaridad en el extranjero.

Les entregamos nuestro primer número que contiene un tratamiento extensivo del tema de la coca y el narcotráfico en el Perú. El informe ha sido escrito por Oscar Aliaga Abanto. Lo hemos escogido porque es de vital importancia tanto para los peruanos como para los norteamericanos, europeos y personas de muchos otros países.

La estrategia escogida para enfrentar este problema tendrá consecuencias en los intentos del pueblo peruano para combatir el problema de la violencia de los grupos terroristas, la deuda externa, la pobreza extrema, la defensa ecológica y la corrupción que penetran hasta el corazón de la estructura moral de nuestra sociedad.

En esta Pascua de Resurrección nos resulta fácil reconocer la lucha amarga y gloriosa entre la vida y la muerte, que existe en la historia humana. En nuestro trabajo de solidaridad, optamos por la vida. Por consiguiente debemos unirnos todos para que desde este dolor y sufrimiento el pueblo peruano se levanta a una vida nueva de paz y de justicia.

Nuestro deseo y oración es que los esfuerzos de PSF contribuyan de alguna manera a la resurrección del Señor en los pobres del Perú.

Padre Rafael Keyes

Marcona, Pascua de Resurrección.

Abril 1990