Adhiere a tu institución al Rechazo a candidatura estadounidense de Claver-Clarone para la presidencia del BID

Red Latindadd  convoca a campaña de firmas institucionales para rechazar la candidatura impulsada por los Estados Unidos para la presidenciadel banco Interamericano de Desarrollo – BID, que es contraria a los intereses de América latina y El Caribe.

Más que nunca, en el crítico contexto actual, la región necesita una presidencia del BID que represente a América Latina y El Caribe, con un conocimiento cabal de la región y sus necesidades.

Suma la adhesión de tu institución, haciendo clic encima de este link

 

 

DEMANDAMOS LA POSTERGACIÓN DE LAS ELECCIONES DEL BID

RECHAZAMOS LA CANDIDATURA ESTADOUNIDENSE DE CLAVER-CLARONE PARA LA PRESIDENCIA DEL BID

La próxima elección de un nuevo presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), prevista para septiembre de 2020, llega en un contexto de crisis múltiple para nuestra región, actual epicentro global de la pandemia del nuevo coronavirus.

En ese difícil contexto, con impactos sanitarios y económicos sin precedentes en la historia de América Latina, la administración Trump ha propuesto a su asesor y actual director de asuntos del hemisferio occidental del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Mauricio Claver-Carone, como candidato a la presidencia del BID.

Con ello ha roto el acuerdo no escrito desde la fundación del banco en 1959, relativo a que este cargo recaiga siempre en una candidatura propuesta por un país latinoamericano. Los gobiernos más alineados a la política norteamericana en la región respaldaron esta propuesta, mientras que la mayoría ha mostrado cautela.

Peor aún, las declaraciones públicas hechas por parte de Mauricio Claver-Carone son contrarias a las necesidades actuales de América Latina. El enfoque del candidato estadounidense se resume en (i) el crecimiento económico como el aspecto más importante del rol de la banca de desarrollo; (ii) la consolidación de las relaciones Norte-Sur a través de empresas transnacionales norteamericanas para garantizar su seguridad económica; y (iii) la condena y castigo a países sobre los cuales ya existen bloqueos de carácter económico por parte de Estados Unidos.

En cambio, la respuesta que requieren nuestros países para afrontar la pandemia y las severas consecuencias que está ocasionando a nivel económico, social y laboral, necesita de un BID con un enfoque y acción de corto y largo plazo renovados, que rompan con la lógica neoliberal dominante que ya no sirve para el enorme reto en el que nos ha puesto el Covid-19. El periodo de recuperación será largo, y se prevé un incremento de la pobreza y desigualdad. Una continuidad de la priorización de la inversión en sectores como infraestructura, transporte y energía para desarrollar industrias extractivas, facilitar el comercio exterior o impulsar megaproyectos del sector privado, con impactos socio-ambientales negativos, solo menoscaba la salida a la crisis.

Por ello, se necesita un BID que esté al servicio del fomento del agro, de la seguridad alimentaria, de la protección del medio ambiente mediante un cambio de matriz energética, de cadenas de valor local, del crecimiento endógeno, del empleo productivo; un BID que responda con iniciativas respecto a las propuestas de cancelación del servicio de la deuda y el otorgamiento de financiamiento altamente concesional, entre otras nuevas prioridades para la región.

Por todo lo expuesto:

  1. Demandamos la postergación de las elecciones de la presidencia del BID para el primer o segundo trimestre del 2021 y la generación –en los próximos meses– de reales espacios de diálogo y debate entre las candidaturas y los diversos actores de la región (organizaciones de sociedad civil, movimientos sociales, centrales sindicales, organizaciones campesinas, pueblos indígenas, movimientos feministas, organizaciones de mujeres, de la diversidad sexual, de jóvenes, etc.). Un proceso clave en el contexto actual y que otorgará mayor legitimidad al proceso.
  1. Rechazamos la postulación de un candidato estadounidense como presidente del BID. La región necesita una presidencia que represente a América Latina y El Caribe, con un conocimiento cabal de la región y sus necesidades, más aún ante los desafíos sin precedentes para los próximos años.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) puede tener un rol clave en su calidad de banco regional de fomento para América Latina, pero para eso necesita transformarse.

América Latina, 17 de agosto de 2020

Latindadd – Red Latinoamericana por Justicia Económica y Social

 

Puede registrar su adhesión a este pronunciamiento en este enlace: https://forms.gle/ZfXQVkFMbAXCSwtJ6

 

Fuente:  Latindadd

Comparte este artículo en