Organizaciones indígenas advierten recorte de su intervención en participación ciudadana

Las organizaciones indígenas ORPIO, CORPI-SL y ORAU entregaron ayer una comunicación formal al Ministerio de Transporte y Comunicaciones y al Consorcio COHIDRO solicitando que se detenga la implementación del Plan de Participación Ciudadana del Proyecto Hidrovía Amazónica hasta que se evalúe la primera etapa de su implementación.

En la carta se señala que mientras en la Consulta Previa del proyecto -que impulsó el mismo MTC- se promovió la participación de las más de 60 mil personas indígenas que viven en el área donde se desarrollará el proyecto. Pero en la primera ronda de talleres informativos del proceso de participación ciudadana solo habrían participado alrededor de 4 mil personas entre pueblos indígenas, colonos, población urbana, y otros.

Uno de los acuerdos de consulta previa es la incorporación de saberes ancestrales en el Estudio de Impacto Ambiental (EIA). Actualmente se han elegido cuatro sabios, representantes de las distintas federaciones y comunidades, pero no existe aún una metodología que asegure la incorporación de los conocimientos ancestrales en el EIA, a pesar de que este ya está en elaboración y debe presentarse a más tardar en noviembre.

Por otro lado, se evidenció la molestia de los líderes indígenas, en la incorporación de los sabios en el trabajo de la consultora, ya que no se han considerado sus saberes como un aporte. Los sabios deben participar en el ingreso de las brigadas a campo para recoger información, sin embargo, en la reunión informativa del 11 de julio Rusbel Casternoque, sabio representante de la organización indígena ORPIO, informó que en el trabajo de las brigadas el Sabio no era consultado y tuvo que intervenir para corregir en diferentes ocasiones a los expositores de la consultora, señalando además que no existieron espacios para el intercambio de información o la incorporación de los conocimientos del representante indígena.

En la referida reunión informativa sobre el proyecto, realizada en Iquitos, se indicó que en la primera ronda de talleres se contó con traducción solo a 4 idiomas nativos, cuando son 14 los pueblos en cuyas áreas se desarrollará el proyecto.

Sobre estos temas Jorge Pérez, presidente de la organización indígena ORPIO, señaló: “Nos preocupa la forma en que se están desarrollando los diferentes mecanismos de participación. Es necesario evaluar los talleres, metodologías en coordinación con las Federaciones Indígenas y que estos se adecúen a nuestras culturas como condición para continuar con el desarrollo de la nueva ronda de actividades informativas”.

Fuente: La República

Comparte este artículo en